Comparte en tus redes

El misterio de los 350 elefantes muertos en Botsuana empieza a esclarecerse: una vez descartado todo, toca volver a lo más básico, al agua

Entre mayo y junio de este año, más de 350 elefantes aparecieron muertos en el Delta del Okavango al noroeste de Botsuana sin causa aparente. Y era un problema, en esa zona del mundo, viven tres de cada diez elefantes del mundo y lo que se estaba viviendo era algo “completamente sin precedentes”.

En julio os contábamos que el gobierno botsuanés había iniciado una investigación junto a varios centros de investigación internacionales para tomar muestras de los cadáveres, procesarlas y tratar de esclarecer qué está pasando. También os contamos que estaban fracasando. No se estaba encontrando un factor capaz de explicarlo todo. Ahora parece que la cosa ha cambiado: tienen una pista clave.


El secreto del agua

Alex Bx8tx1eo0oi Unsplash

Nuestras últimas pruebas han detectado que las neurotoxinas cianobacterianas son la causa de las muertes. Estas son bacterias que se encuentran en el agua. Sin embargo, todavía tenemos muchas preguntas por responder, como por qué solo afecta los elefantes y por qué solo este área. Tenemos una serie de hipótesis que estamos investigando”, explicaba Mmadi Reuben, el veterinario jefe del departamento de vida silvestre y parques nacionales de Botswana, en una conferencia de prensa a principios de semana.

En un primer momento, ya se habían barajado estas cianobacterias (que están vinculadas a la floración de las gambas), pero se habían descartado porque, excepto un caballo, ninguna otra especie se había visto afectada. Sin embargo, más del 70% de los elefantes habían aparecido muertos en las cercanías de fuentes de agua contaminadas. Ahora los investigadores piensan que es posible que los elefantes sean especialmente susceptibles porque pasan mucho tiempo en el agua y beben grandes cantidades de ella.

Aunque el gobierno de Botsuana no ha dado muchos más datos, lo cierto es que si se confirman este diagnóstico sería algo bastante esperanzador. En las últimas semanas habían aparecido varias decenas de elefantes muertos en Zimbabue y el temor entre los especialistas era que los casos estuvieran relacionados. No lo parece y es una buena noticia. Quedarán muchos retos (entre ellos entender cómo solucionar un problema incipiente que parece impulsado por el cambio climático), pero en uno de los últimos refugios mundiales del elefante pueden respirar un poco más tranquilos.


La noticia

El misterio de los 350 elefantes muertos en Botsuana empieza a esclarecerse: una vez descartado todo, toca volver a lo más básico, al agua

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.