Comparte en tus redes

Keeper Test o la prueba del guardián: la polémica pregunta con la que Netflix despide (o no) a sus empleados

Lo mejor de una empresa son sus empleados. ¿Quién no ha oído esta frase alguna vez? Pero, ¿cómo consiguen las empresas tener a los mejores? Reed Hastings, co fundador de Netflix, ha escrito un libro, ‘No Rules Rules: Netflix and the Culture of Reinvention‘ (algo así como “Ninguna regla funciona: Netflix y la cultura de la Reinvención) donde habla de Keeper Test, un método no exento de polémica para tener a los mejores trabajadores en su empresa.

Es una pregunta que solo admite dos respuestas. Y en función de la que se obtenga, el empleado mantiene su puesto o es despedido. Una política de recursos humanos que suscita algunas controversias.

Una pregunta, dos posibles respuestas

Según explica el cofundador y co-CEO de Netflix, cada cierto tiempo se les plantea a alguien de la plantilla la siguiente pregunta:

“Si una persona de tu equipo renunciara mañana, ¿tratarías de evitarlo?”

No se trata de una cuestión que solo se plantee a los puestos de cierta responsabilidad, sino que cualquier empleado que quiera saber su valoración dentro de la empresa puede plantearla sobre él mismo. Y los directores de área también están sujetos a este escrutinio por parte de sus trabajadores.

El objetivo es siempre el mismo: contar únicamente con los mejores en la empresa. Si la respuesta es afirmativa, es evidente que la persona continuará en Netflix. Si se obtiene un no, el despido no tiene por qué ser inmediato, pero sí que parece irremediable. De hecho, una de las personas que se marchó de Netflix por esta prueba fue precisamente la responsable de recursos humanos que ayudó a crear este test, Patty McCord.

Reed Hastings escribe en su libro que, tras responder “No” a la pregunta planteada con su responsable de talento, decidió hablar con ella. “Empecé a sentir que sería mejor para nosotros tener a alguien nuevo en el puesto. Compartí esos pensamientos con Patty y hablamos sobre lo que me llevaba allí. Resultó que quería trabajar menos, así que dejó Netflix y fue muy amigable”.

201911 Singapore Selects Dsc05731

Sin embargo, McCord no comparte del todo esta visión de cómo sucedieron las cosas, ya que cree que no fue una decisión compartida. “Lo que me sorprendió fue la profunda tristeza de que ya no sería parte de eso”, explica en el podcast Without Fail. En el relato de McCord, no fue una forma adecuada de trabajar menos y se sintió herida (como la mayoría de las personas) cuando fue despedida.

¿Terrorífico o enriquecedor?

En su libro, Hastings justifica el empleo del Keepter Test como parte del enfoque darwiniano de la empresa hacia el talento: solo los mejores sobreviven y, para ello, es necesario tener y mantener una ventaja competitiva. Su presentación en diapositivas tiene casi 20 millones de visualizaciones.

Es más, defiende que muchas otras empresas podrían aplicar esta misma política de recursos humanos. Sin embargo, otras voces consideran que este tipo de políticas añaden mucho estrés y presión a los trabajadores, quienes pueden sentirse constantemente evaluados y en riesgo de perder su empleo. Tanto que se afirma que trabajar para Netflix puede sonar como algo “absolutamente aterrador“.

Netflix, evidentemente, niega la mayor y en un vídeo corporativo (donde aparece, por cierto, Pablo Skaf, Head of Partner Marketing de España y Portugal), varios empleados alaban este Keeper Test como una manera de progresar en sus trabajos.

Sea como fuere, según una reciente encuesta los empelados de Netflix son, precisamente, los que más satisfechos están con su trabajo pese a que su empresa cae hasta la decimoquinta posición en cuento a las oportunidades de mejora de sus empleados.

Imagen de portada | Wikimedia


La noticia

Keeper Test o la prueba del guardián: la polémica pregunta con la que Netflix despide (o no) a sus empleados

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Arantxa Herranz

.