Comparte en tus redes

El análisis de un meteorito sugiere la existencia de un asteroide gigantesco deambulando por el Sistema Solar

En 2008 en el desierto de Sudán un meteorito especial cayó explotando en pequeños fragmentos que se dispersaron por la zona. Conocido como Almahata Sitta, más de 600 fragmentos fueron recuperados para su posterior investigación. Ahora, 12 años después, hay una teoría sobre su origen, e incluye un asteroide del tamaño de un planeta enano.


Almahata Sitta es especial por diversas razones, entre ellas por ser el primer meteorito que se predijo con exactitud su impacto en la Tierra. Pero su composición también lo hace diferenciarse del resto de ítems que caen a la Tierra cada año. Un nuevo estudio desvela cuál es su historia de fondo, con su posible origen y cómo se formó.

Screenshot 2 Fragmento de Almahata Sitta.

El asteroide del tamaño de Ceres aún no descubierto

El equipo analizó una muestra de 50 miligramos del meteorito bajo un microscopio y descubrió que tenía una composición mineral única. Se descubrió que los minerales en el asteroide se habían formado a temperaturas y presiones intermedias, más altas de lo que normalmente se encuentra en un asteroide y más bajas de lo que se encuentra en un planeta.

Uno de los componentes encontrados era el anfíbol, unos cristales hidratados que no son nada comunes en los meteoritos. Previamente de hecho sólo se ha descubierto en un meteorito más. Para formarse este componente se requiere una alta presión y exposición al agua, dos condiciones o tan comunes en los asteroides por su pequeño tamaño.

El alto contenido de anfíbol sugiere que el fragmento que los investigadores están estudiando se rompió de un asteroide “padre” mucho más grande. Actualmente el asteroide más grande que conocemos en el Sistema Solar es el planeta enano Ceres. Ceres orbita en el Cinturón de Asteroides entre Marte y Júpiter.

Se cree que el asteroide del que se desprendió el meteorito Almahata Sitta tiene un tamaño similar a Ceres. No obstante, no se ha dado con él aún y no es tarea sencilla hacerlo. Estos objetos ni emiten luz propia ni son lo suficientemente grandes como para detectarlos tan fácilmente como ocurre con un planeta.

Otra opción, claro, es que ese asteroide enorme ya se haya desintegrado en trozos más pequeños. No obstante, este descubrimiento puede ayudar a entender mejor qué tipo de objetos podemos encontrarnos en nuestro Sistema Solar. El análisis de Almahata Sitta así como el de asteroides como Ryugu o Bennu demuestran que no todos los asteroides son como los que impactan en la Tierra.

Vía | Live Science
Más información | Nature


La noticia

El análisis de un meteorito sugiere la existencia de un asteroide gigantesco deambulando por el Sistema Solar

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Cristian Rus

.